Press "Enter" to skip to content

Modelo de red de comunidades energéticas

Sapiens Energía extiende su innovador modelo de red de comunidades energéticas a Galicia, Andalucía y Castilla-La Mancha • La cooperativa valenciana presta asesoramiento y asistencia técnica en proyectos de comunidades energéticas promovidos por agentes públicos y privados, tanto en solitario como a través de alianzas con partners locales • La entidad adapta su modelo innovador y pionero de red de comunidades energéticas a las necesidades y características de cada territorio y continúa ampliando su presencia nacional

La cooperativa valenciana Sapiens Energía está exportando su modelo de red de comunidades energéticas de renovables —pionero en España— a otras comunidades autónomas. Sapiens está desarrollando labores de consultoría y asesoramiento técnico en proyectos impulsados por otras entidades —públicas y privadas— en Galicia, Andalucía y Castilla-La Mancha, a los que se sumarán, en breve, otros en diferentes puntos de la península. En ellos se trabaja para adaptar el modelo de comunidad energética que se está desarrollando con éxito en la Comunitat Valenciana a las características y necesidades concretas de cada territorio e iniciativa. Además, Sapiens mantiene una gran actividad de formación y divulgación en eventos, jornadas y foros centrados en la transición energética en toda España.

A modo de ejemplo cabe mencionar la asistencia técnica para la redacción del proyecto de puesta en marcha de 12 Comunidades Energéticas Locales en municipios de Ourense —contratado por la Diputación de esta provincia— o la colaboración prestada en diferentes proyectos impulsados por entidades públicas y privadas en diferentes municipios de Andalucía.

Sapiens Energía es una de las entidades colaboradoras externas en el marco del proyecto Licle (Liderando Comunidades Energéticas Locales) —financiado por la Junta de Andalucía y la Unión Europea— liderado por la Asociación de desarrollo local del Guadajoz y Campiña Este de Córdoba (Adegua), con la participación de los grupos de desarrollo rural (GDR) de Aljarafe-Doñana (ADAD), Valle del Guadalhorce y GDR del Medio Guadalquivir, que suman 52 municipios, con más de 350.000 habitantes-.

Esta expansión a otras comunidades se enmarca en el objetivo fundacional de Sapiens de ser agente dinamizador e impulsor de la transición energética, con un modelo de generación y consumo de proximidad, democrático, eficiente, sostenible y asequible, como es el de las comunidades energéticas, consideradas por la Directiva Europea de Energías Renovables como figura clave en esta evolución”, detalla Juan Sacri, cofundador y presidente de Sapiens Energía.

Sapiens Energía es una de las entidades pioneras y referente en España en la implantación de las comunidades energéticas de renovables, gracias a su innovador modelo: trabaja para promover y gestionar una red de comunidades energéticas, ubicadas en diferentes municipios, zonas residenciales y áreas empresariales, contribuyendo así a la expansión de este sistema estratégico y multiplicando los impactos positivos en el territorio. Ya se ha promovido una decena de comunidades energéticas de renovables en la Comunitat Valenciana y se está tramitando más de una decena de nuevos proyectos en el territorio valenciano.

Alianzas con partners locales

Sapiens aborda esta expansión nacional combinando los proyectos en solitario con los desarrollados junto a partners locales. Entre ellos, en Andalucía, ha formalizado una alianza con E3 Ingenia, que aporta más de 15 años de experiencia como consultoría estratégica en el sector energético, con especial foco en el ámbito de proyectos de innovación vinculados a las energías renovables. En el caso de Galicia, llevará a cabo proyectos conjuntos con el grupo de servicios de ingeniería Sertogal, con una gran trayectoria en proyectos energéticos.

Gracias a estas alianzas con empresas locales se da cobertura al ciclo completo de diseño, puesta en marcha y gestión de comunidades energéticas, desde los procesos de co-creación, dinamización y gobernanza participativa, hasta la definición de las soluciones y herramientas técnicas, la construcción y mantenimiento de las instalaciones productoras de energía solar y todos los trámites y tareas vinculados a cada uno de los procesos.

Un modelo más eficiente, sostenible, económico y democrático

Las miembros de las comunidades de energías renovables (CER) se convierten en productores, gestores y usuarios de energía limpia y más económica, mediante instalaciones de autoconsumo colectivo de proximidad de su propiedad, que, a su vez, generan impactos positivos en su entorno social y medioambiental. Son un factor dinamizador de la economía y el empleo local.

En la actual coyuntura de máximos históricos en el precio de la luz, los miembros de las comunidades energéticas pueden reducir de un 20% a un 40% (como media) su factura, al estar abastecidos por su instalación durante las horas de sol, a un precio fijo, desvinculado del de mercado. La demanda fuera de ese periodo se cubre con las redes de suministro tradicionales, con energía 100% renovable certificada por la CNMC (CNMC).

Al basarse en el consumo de proximidad —las instalaciones de autoconsumo colectivo dan cobertura en un radio de 500 metros— se evita la utilización de redes de alta tensión y se recortan las emisiones de CO2 a la atmósfera. Se reduce así la contaminación —con la consiguiente mejora en la salud y bienestar de la ciudadanía— y se contribuye a los objetivos globales de descarbonización, ‘emisiones 0’ y lucha contra el cambio climático contemplados en los grandes pactos, como el Acuerdo de París y la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible.

La Directiva Europea de Energías Renovables fija la obligación a los Estados de garantizar el derecho de los consumidores “a participar en una comunidad de energías renovables”, para “acelerar el proceso hacia un sistema 100% renovable con un modelo más participativo, abierto a nuevos actores y alcanzar otros objetivos, como una mejor integración y acompañamiento de las infraestructuras energéticas en el territorio, la reducción de pérdidas por transporte y distribución, el aprovechamiento del espacio urbano para la generación renovable, una mayor concienciación energética y climática en la sociedad y nuevos modelos de negocio”.

En este nuevo modelo ligado a la transición energética están trabajando el Gobierno central y los autonómicos. •

Acuerdo de París Agenda 2030 UE – Directiva 2018/2001

Comments are closed.