Press "Enter" to skip to content

Plazas de estacionamiento inteligentes para movilidad reducida, carga y descarga y taxis

Se ha presentado el proyecto smart city que permitirá convertir en inteligentes a más de 1.000 plazas de estacionamiento en València gracias a sensores que posibilitarán geolocalizar estas plazas y conocer su disponibilidad en tiempo real • En este proyecto piloto gestionado por la Oficina Ciutat Intel·ligent dentro de la Iniciativa Impulso VLCi se sensorizarán 695 plazas de aparcamiento reservadas para personas con movilidad reducida —lo que supone el 27 % de las totales de la ciudad—, 329 plazas de carga y descarga —el 16 % del total— y 36 plazas de taxi

A lo largo del verano se han instalado sensores en 65 plazas de las diversas categorías repartidas por toda la ciudad para poder iniciar todas las pruebas técnicas imprescindibles. La puesta en marcha completa del sistema de aparcamiento inteligente, con 1.060 plazas iniciales, está prevista para el primer trimestre de 2021.

Cualquiera podrá saber mediante la web municipal, la web València al minut, el Geoportal o la AppValència, si una plaza está libre o no y el Ayuntamiento también obtendrá información adicional sobre flujos de rotación que permitirá mejorar la toma de decisiones y el servicio.

En lo que respecta a las plazas reservadas para personas con movilidad reducida (PMR) —en cuyo desarrollo han colaborado los servicios de Movilidad y Bienestar Social— el concejal Giuseppe Grezzi ha explicado que se prevé “el desarrollo de un software adicional que favorecerá su buen uso combatiendo el fraude”.

Esto significa que las personas usuarias de plazas PMR, al disponer de tarjetas de estacionamiento otorgadas por el Ayuntamiento de València, podrán —con la aplicación para dispositivos móviles específica y mediante geolocalización— registrar su identificación una vez aparquen. De esta manera se podrá saber si un vehículo aparcado en una reserva PMR tiene o no autorización para usar dicha reserva y poder dar pie a que los inspectores que se encarguen de revisar la ocupación de estas plazas puedan hacerlo también mediante esta app y no sólo mediante las tarjetas de estacionamiento que hasta ahora se otorgan.

Este proyecto supondrá un avance para la movilidad de las personas con algún tipo de discapacidad. Con esta aplicación la ciudad puede aprovechar la tecnología para avanzar en derechos y hacer de València una ciudad con accesibilidad universal para todas las personas.

Ubicación de las plazas

La elección de la ubicación de las plazas se ha realizado teniendo en cuenta si las zonas son concurridas por estar cerca de centros sanitarios, mercados, etc. En el caso de las paradas de taxi, se monitorizarán las dos primeras plazas de toda la zona de aparcamiento, ya que esto será suficiente para indicar si hay taxis disponibles en dicha parada.

Este sistema de estacionamiento inteligente es una inmejorable muestra de cómo la filosofía smart city de València tiene como prioridad mejorar la calidad y bienestar de vida de la gente aprovechando las nuevas tecnologías en un proyecto pionero en España que permitirá también bajar emisiones de CO2 al reducir el tiempo de búsqueda de plaza por parte de los usuarios. Con esta iniciativa se promueve además la mejora de aspectos estratégicos como son el servicio de transporte público y el abastecimiento del comercio de barrio.

Al tratarse de un programa piloto enmmarcado en la iniciativa Impulso VLCi, seleccionado por Red.es y financiado con fondos europeos, el contrato se encarga del coste de la instalación y de una garantía concreta, pero el Ayuntamiento de València está obligado a mantenerla y ampliarla posteriormente, lo que, en el caso de la sensorización ya está previsto por el servicio de Movilidad.

“Facilitar la movilidad obligada de la logística, mejorar la vida de las personas con más dificultades de accesibilidad o impulsar el uso del transporte público son algunos de nuestros objetivos y por eso es tan importante emprender un proyecto como este que los aglutina todos”, comentó al presentar el proyecto el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi.

Tecnología de los sensores e Impulso VLCi

Los sensores que ya han empezado a instalar las empresas adjudicatarias IDOM y Wellness Telecom en las 1.060 plazas totales que van a ser monitorizadas no necesitan ninguna canalización ni cableado, únicamente un agujero en el asfalto en el que se ubicará el sensor que integra la batería —con una durabilidad de cinco años— y la tarjeta de comunicación, y que detectan el vehículo por su campo magnético. Además, la tecnología de comunicación que se utiliza es la denominada tecnología Narrow Band-IOT (NB-IoT), la primera tecnología centrada en conectar a Internet objetos cotidianos que requieren pequeñas cantidades de datos en períodos de tiempo largos, y con un coste de unos tres euros por tarjeta al año.

Este proyecto piloto de estacionamientos inteligentes forma parte de la iniciativa smart city Impulso VLCi, que contempla hasta 17 iniciativas de digitalización, algunas de ellas ya en funcionamiento. Entre ellas figuran la protección del patrimonio de la Almoina, la sensorización de contenedores de residuos en diversas zonas de la ciudad, el fondo social eficaz para combatir la pobreza hídrica o la estrategia de turismo inteligente.

Durante la presentación el concejal Fuset destacó que gracias a esta iniciativa el Ayuntamiento de València ha sido adjudicatario de una ayuda del Plan Nacional de Ciudades Inteligentes de la entidad pública Red.es por un importe de 4.199.113,42 euros, completada con recursos propios hasta una inversión de 5,9 millones de euros, añadiendo que “tras su conclusión en los próximos meses València se consolidará como referente smart city, siendo una de las ciudades más inteligentes de Europa”. •

Comments are closed.