Press "Enter" to skip to content

Las mejores rutas senderistas en Albacete

Los Chorros del río Mundo

Ruta Cascada río El Mundo:

Se trata de una excursión recomendada para todas las edades, siempre y cuando se tenga cuidado con el suelo en las zonas húmedas, pues podría estar resbaladizo. Además, también es muy cómoda por su fácil acceso al punto de partida a través de la carretera CM-3204.

La ruta parte de Riópar, un pintoresco pueblo típico de la sierra del Segura, donde se puede aprovechar para visitar las ruinas de un castillo islámico y la iglesia del Espíritu Santo. La aventura comienza en una explanada junto a los Chorros del río Mundo, de este punto de inicio parte un sendero repleto de frondosidad que conduce a unas pozas llamadas calderetas. Tras pasar las pozas y continuar el camino se llegaría al destino final, la preciosa cascada río El Mundo, que se conoce por su peculiar caída del agua en forma de cola de caballo de casi 100 metros de altura.

Ruta Miradores río El Mundo:

Otra excursión recomendada sería la de los miradores del Mundo. El camino hacia esta ruta comienza en una caseta de la Junta de Castilla La Mancha, a la cual se llega por la misma carretera que en la ruta anterior. Desde la CM-3204 se accede a un sendero a mano derecha, que conduce hasta el mirador pasando por la fuente de La Pedorrilla. En este caso, la dificultad sería mayor debido al vértigo que se podría sufrir por las alturas, sin embargo, los más valientes podrán disfrutar de unas vistas al valle espectaculares.

Ruta ‘Amanece, que no es poco’

Puede que esta ruta os resulte familiar, aunque no la hayáis pisado; eso es porque sus paisajes son protagonistas y escenario de la película “Amanece, que no es poco” de José Luis Cuerda, estrenada en 1989. Debido a la gran acogida de este film que recogía el humor absurdo y surrealista del creador manchego, muchos españoles descubrieron La Sierra del Segura.

Liétor, Ayna y Molinicos fueron los tres pueblos escogidos como escenario por ser los más representativos de la serranía albaceteña, todos están conectados por el río Mundo y arroyos de la cuenca.

Liétor:

Comenzamos en Liétor. En la misma plaza del Ayuntamiento nos encontraremos con un cartel turístico que nos muestra los puntos que podemos visitar por el pueblo donde rememorar la historia de la película. Merece la pena perderse por las estrechas callejuelas, algunas de las cuales desembocan en asombrosos miradores donde se puede contemplar el valle del río Mundo. También se puede bajar al mismo río y pasear por la mota para disfrutar de la naturaleza.

Ayna:

Ayna es posiblemente el pueblo que más se recuerda de la película. Al llegar con el coche, las casas blancas aparecen rodeadas de imponentes paredes de roca. Si dejamos el vehículo a la entrada de la localidad, pronto comenzaremos a encontrar los carteles que rememoran diferentes escenas de la afamada cinta de Cuerda. Al igual que en el resto de pueblos de la Sierra del Segura, los amantes de la naturaleza pueden disfrutar de espectaculares paisajes rodeados de agua. El río Mundo recorre el pueblo, y los visitantes pueden caminar junto a él por diferentes rutas aptas para todas las edades.

Molinicos:

El último pueblo de la ruta es Molinicos. Si cogemos el coche desde Ayna, conviene coger la carretera CM-3203 para desviarse a los pocos kilómetros por la AB-508. De esta forma, se puede disfrutar de unos paisajes inigualables rodeados de extensos mantos vegetales, un entorno ideal para conducir con calma y deleitarse con el paisaje. Ya en Molinicos, al igual que en Liétor y Ayna, lo mejor es dejar el vehículo a la entrada de la localidad para perderse por las estrechas calles. Los carteles son muy visibles y lo mejor es perderse por el pequeño pueblo. •

Comments are closed.